Top

Escalera


Constituye el acceso fundamental por el que han transitado los religiosos escolapios de camino a las aulas, a la iglesia o al encuentro de las personas que solicitaban su consejo y ayuda.
Faustino la recorre por primera vez el 19 de septiembre de 1861, cuando asume el trabajo en el internado de Getafe durante siete cursos,  hasta el mes de agosto de 1868 en que es destinado a Celanova. De nuevo, el 30 de septiembre de 1888 atravesará estas puertas para una estancia definitiva en Getafe.
La escalera es testigo de la entrega incondicional de san Faustino al servicio de todos: alumnos, hermanos de comunidad, religiosas, enfermos,… En su ir y venir, Faustino refleja la compasión del corazón de Jesús y la disponibilidad generosa al plan de Dios, a imagen de María de Nazaret.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies